Así de simple: un modelo bíblico para sanar la mente. Capítulos

Recensión del  libro: Así de simple:un modelo bíblico para sanar la mente    


Eric E. Richter Memrah · ISSN 2683-9229 · 2021 · Volumen III · 117–122


A pesar de contar con 263 páginas, no es un libro con pretensiones académicas. Más bien puede describirse como una obra de fácil lectura dirigida a un público cristiano en general. 

Jennings evita utilizar términos técnicos, recurre a un lenguaje sencillo y las escasas referencias bibliográficas son colocadas al final de cada capítulo. El objetivo del libro, de acuerdo con el autor, es definir un modelo unificado de la mente humana que facilite la resolución de problemas y padecimientos tanto psíquicos como emocionales (pp. 12-13). 


El primer capítulo, titulado “El poder de lo que creemos”, funciona como una introducción en la que se establece la naturaleza holística de la mente humana, con componentes físicos (es decir, neurológicos), emocionales y, especialmente, espirituales. 

El capítulo dos explora los elementos que, según el autor, conforman la mente. Estos son la razón, la conciencia, la adoración, el juicio, la voluntad, los pensamientos y los sentimientos. 

El siguiente capítulo menciona algunos factores que propician los problemas psicológicos (con énfasis en el egoísmo). 

En tanto el capítulo cuatro se enfoca en la importancia de la inteligencia emocional y el manejo de los sentimientos en el bienestar psicológico. 

A partir del capítulo cinco, Jennings comienza a abordar explícitamente temas teológicos y espirituales, en la mayoría de los casos ilustrándolos profusamente con relatos bíblicos y anécdotas profesionales. 

Al abordar cada tema, se muestra su relación e implicancias prácticas con el bienestar emocional y las relaciones interpersonales. 

Las cuestiones tratadas:

 incluyen la libertad (caps. 5-6), 

el amor (cap. 7), 

la dependencia emocional (cap. 8), 

la fe (cap. 9), la culpa (cap. 10), 

el pecado (cap. 11) 

y el perdón (cap. 12). 

El capítulo 13 procura explicar el motivo por el cual existe el sufrimiento y el dolor dentro del marco de un conflicto espiritual entre el bien y el mal. 

El siguiente capítulo se explaya en las percepciones equivocadas de Dios que producen varias doctrinas y creencias populares, especialmente la del infierno eterno y la expiación sustitutiva penal. El autor explica cómo la imagen de un Dios airado, vengativo y castigador causa miedo, resentimiento y angustia en las personas. Dado que parece imposible encontrar aceptación, perdón, paz y restauración en un Dios enojado, las personas se alejan de la religión y se vuelven más vulnerables a desarrollar problemas emocionales. 

El capítulo 15 explica cómo aplicando los principios anteriores es posible alcanzar sanidad psíquica. Jennings ilustra el proceso con la historia de una paciente con desórdenes alimenticios. 

Finalmente, el libro culmina con el capítulo 16, donde el autor resume su percepción del carácter y la esencia de Dios, justificándose en la idea de que “la imagen que tenemos de Dios es muy importante, debido a que ella moldea directamente el desarrollo de nuestros caracteres individuales” (p. 255). 

En este capítulo final, el autor utiliza varias doctrinas características del adventismo, como el conflicto cósmico (pp. 256-258) y el sábado (pp. 261-262), para explicar y definir el carácter de Dios, el cual afirma que se basa en el amor, la libertad y la abnegación.

 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús