Diferentes teorías éticas

  

 

Siguiendo el Diccionario Interdisciplinar Austral[1], se puede diferenciar distintas formas de entender el bien, y cada forma se basa en una teoría ética como la ética de la virtud, la ética deontológica, la ética subjetivista, la ética consecuencialista o utilitarista. Cada una ha sido desarrollada por algún filósofo y luego ha sido ampliada, replanteada o discutida por otros. 


La ética de la virtud es una filosofía que desarrolló Aristóteles y otros grandes filósofos griegos. Tiene que ver con la búsqueda de vivir una vida moral.  Esta perspectiva privilegia el carácter moral de las personas, que surge de rasgos internos de las personas, Las virtudes que se adquieren a través de la práctica. Se define la virtud ética como un hábito, el hábito de decidir bien y conforme a una regla, la de la elección del término medio óptimo entre dos extremos. La virtud es lo que lleva al hombre a ser feliz. El sujeto feliz es aquel que vive su vida del mejor modo posible, y esto significa ser lo mejor en tanto que ser humano. Con la ética se llega a la felicidad.


La ética subjetivista. El subjetivismo es una doctrina filosófica que afirma que la fuente de todo conocimiento y de cualquier verdad depende de cada individuo. El subjetivismo nace con los sofistas en el siglo V a. C., cuando se comienza a incorporar nuevas doctrinas que sugerían obrar según la propia convicción. Por lo tanto. el subjetivismo moral o subjetivismo ético o subjetivismo axiológico es una doctrina filosófica que afirma que lo bueno y lo malo, en la moral o ética, es reducible a nuestras actitudes y nuestras propias opiniones, por lo que esta postura será relativa y variable. Hume[2] afirmaba que es más un sentimiento que un hecho. En lugar de decir cómo debería de operar la moral, eé expone cómo realizamos los juicios morales, atendiendo a la dimensión valorativa, no solo descriptiva, de los enunciados y componentes de dichos juicios. Sus máximos representantes son,Protágoras, Gorgia o Nietsche.


La ética deontológica se puede considerar como una teoría ética que se ocupa de regular los deberes, traduciéndolos en preceptos, normas morales y reglas de conducta, dejando fuera de su ámbito específico de interés otros aspectos de la moral.  Especialmente se ocupa de las actividades profesionales, así como el conjunto de deberes relacionados con el ejercicio de una profesión. El origen habría que buscarlo en el filósofo Jeremy Bentham, en su obra Deontología o Ciencia de la Moral [1]., coincidiendo con las ideas de Rousseau de cambiar los sistemas morales y políticos vigentes por otros racionales. Se empezó  a aplicar después de la segunda guerra mundial, por los problemas que surgieron con el ejercicio de la medicina.



[1] B.  Bentham, Deontología o ciencia de la moral, trd.B.Laroche, Valencia 1836.

La ética consecuencialista tiene gran difusión en la ética anglosajona y es una teoría ética que juzga si algo es bueno tomando en cuenta sus consecuencias. Hunde sus raíces en el pensamiento premoderno de Guillermo de Ockham,  a través de Lutero y algunos clérigos protestantes.La idea intuitiva es que la corrección de una acción está determinada por la 'cantidad de bondad' asociada con sus consecuencias. La ética utilitarista es una versión del consecuencialismo. El utilitarismo determina que la opción más ética es la que produce el mayor beneficio para el mayor número de personas.La palabra “consecuencialismo”, referida al ámbito de la ética, fue propuesta originalmente por la filósofa inglesa Elizabeth Anscombe (1919-2001) en su difundido artículo “Modern Moral Philosophy” de 1958[3] el utilitarismo y puede ser definido como un consecuencialismo especificado por su hedonismo, porque en él las consecuencias que califican las acciones son las que alcanzan placer, y son por lo tanto buenas, o bien procuran dolor y son inevitablemente malas[4]. Es posible, por lo tanto, que existan doctrinas consecuencialistas que al no ser hedonistas (es decir, centradas en la procuración de placer y la evitación del dolor) no sean utilitaristas, aunque merezcan el calificativo genérico de consecuencialistas. Por lo tanto, el utilitarismo viene a ser una de las variedades del consecuencialismo –hay otras varias– aunque se trate de la primera que alcanzó una sistematización ajustada y una amplia difusión en occidente, en especial en los países de habla anglosajona. Para hacer pausible este discurso se mezcló con diferentes tesis con objeto de hacerlo compatible con la experiencia moral. Entre los filósofos, con distinto matices se pueden enumerar el utilitarismo secularista de Bentham, a E. Moore o Philip Pettit o Peter Singer.



[1] Massini-Correas, Carlos Ignacio. 2019. "Consecuencialismo ético". En Diccionario Interdisciplinar Austral, editado por Claudia E. Vanney, Ignacio Silva y Juan F. Franck

[2] D. Hume, Investigación sobre los principios de la moral,. Trad.Carlos Mellizo ,Madrid: 2014 : Se requiere, pues, que un sentimiento se manifieste, a fin de dar preferencia a las tendencias útiles sobre las perniciosas. Este sentimiento no puede ser otro que un sentimiento a favor de la felicidad del género humano, y un resentimiento por su desdicha, pues éstos son los dos diferentes fines que la virtud y el vicio tienden a promover 

[3] G.Anscombe 1 “Modern Moral Philosophy” en Philosophi 33,1 (105).

[4] M. Canto-Sperber y R.Ogien, La filosofía moral y la vida cotidiana, Paidós, 2005 p. 49-54.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús