LA UNIDAD DEL SER HUMANO (PROBLEMA ALMA-CUERPO)


UNIDAD DEL SER HUMANO (PROBLEMA ALMA-CUERPO)

FACULTAD DE TEOLOGÍA «SAN VICENTE FERRER» VALENCIA

La Biblia considera al hombre como unidad psicosomática. Lo que se plantea de inmediato es como trasvasar esta intuición bíblica del hombre-unidad a un lenguaje procedente de otra visión, para la que el hombre es dos cosas (alma-cuerpo) y no una.

DESARROLLO HISTÓRICO Y MAGISTERIAL DEL PROBLEMA Desarrollo histórico

En el modo de concebir esta unidad, se distinguen dos grandes corrientes:

1º Tradición asiático-antioquena: Subraya la parte terrena, material del ser humano.

-IRENEO

-TERTULIANO

Tesis de esta tradición: El hombre en cuanto carne es imagen de Dios. Defensa de la antropología unitaria bíblica: unidad de cuerpo y alma. Si el hombre es imagen de Dios es por su referencia a una realidad visible, que no es otra sino el Verbo encarnado.

 

2º Tradición alejandrina: (occidental): Acentúa el elemento anímico-espiritual del hombre.

En Oriente:

-CLEMENTE

-ORÍGENES:

En Occidente:

-LACTANCIO

-SAN AGUSTÍN 


Escolástica:-SANTO TOMÁS: 

Desarrollo magisterial

El magisterio interviene contra las concepciones dualistas de: Menosprecio de lo corporal.

Divinización del espíritu humano.


Concilio IV de Letrán (1215)

“La criatura humana fue creada compuesta de espíritu y de cuerpo”(Dz 428). Concilio de Vienne (1311-1312).

 

“El alma es la forma del cuerpo por sí misma y esencialmente, se une al cuerpo sin mediaciones. El cuerpo no es un añadido sino su necesaria expresión”(contra Olivi Dz 481).

 

Concilio V de Letrán (1512-1517)

 

“El alma racional es individual, propia de cada persona. Es la forma única del cuerpo. Sobrevive a la muerte del cuerpo, pero manteniendo su condición de ordenada a la corporalidad, no como espíritu puro. (Contra los neoaristotélicos que dicen que es colectiva).(Dz.738).

 

Benedictus Deus (1336 Benedicto XII)

 

“El alma de los justos entra inmediatamente en presencia de Dios, sin esperar a la resurrecciónn final”(Dz. 530-531).

 

Concilio Vaticano II (GS 14-15)


Subraya el carácter unitario del hombre y su superioridad frente al resto de los seres mundanos. El hombre es comprendido en la doble referencia a Dios y al mundo. El tradicional binomio alma-cuerpo es retraducido con las expresiones “interioridad” (apertura a Dios) -”condición corporal” (inserciónn en el mundo).



Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús