Los marranos en Holanda

 

Los Marranos: Judíos forzados a convertirse al cristianismo en España

Los Marranos: Judíos forzados a convertirse al cristianismo en España

Por Noticias de Israel

 

Nov 17, 2021

Diariojudio.com

Los marranos en Holanda

En Europa, como los Países Bajos pertenecían a España, era natural que los judíos españoles emigraran a Holanda. La mayoría de los judíos que huyeron a Holanda eran marranos y se hicieron muy ricos.

Más que ningún otro país europeo, Holanda tiene fuertes influencias judías. La ciudad de Ámsterdam, con sus magníficos canales (similares a los de Venecia), fue construida por judíos, que la convirtieron en el mayor puerto de Europa.

Los judíos del siglo XVI trajeron a Ámsterdam el comercio. La famosa Compañía Holandesa de las Indias Orientales, responsable de la colonización de gran parte de lo que se convertiría en América, estaba financiada y dirigida por judíos; aunque no tuvieron un papel público destacado, fueron el motor de esta. De hecho, bajo la influencia judía Holanda se convirtió en una potencia mundial colonial, aunque en términos de recursos naturales y población no tenía derecho a serlo.

Los judíos fueron los mecenas de los famosos maestros holandeses. Por eso gran parte del arte de Holanda es de temática judía. La cartera de Rembrandt, por ejemplo, incluye una cantidad sorprendente de obras con temas judíos. Vivía en un barrio judío y era mantenido por judíos. Muchos de sus temas incluyen el encendido de las velas del sábado, la novia judía, el rabino, escenas bíblicas del “Antiguo Testamento” y el profeta Jeremías. Tanto él como otros artistas se preocupaban por los temas judíos. Esto se debe a que los judíos les apoyaban.

El famoso rabino de Ámsterdam a finales del siglo XVII era el rabino Tzvi Ashkenazi, un genio de fama mundial, que ya había prestado sus servicios en Europa.

El tiempo cura las heridas

Holanda se convirtió en una potencia mundial con la ayuda del empuje y el ingenio judíos. Esto fue principalmente el resultado de los judíos españoles que habían huido de España, y de los marranos que les siguieron después. Casi todos ellos retomaron oficialmente su observancia y práctica del judaísmo de forma abierta. Al cabo de un tiempo se integraron en la comunidad.

Curiosamente, entre las cosas que los judíos aportaron a Ámsterdam estaba la tolerancia religiosa. En la antigua biblioteca, junto a la hispano-portuguesa, en la rotonda, hay una lista de miembros de la década de 1600. Junto a cada nombre hay un código que indica quién era marrano y quién no. Sin embargo, poco a poco, después de 50-60 años, el código desaparece. Todo el mundo se integró.

De ahí se desprende lo difícil que era para los judíos que lo dejaron todo en España actuar con total ecuanimidad hacia los judíos que habían cedido a la presión y se habían convertido. Sin embargo, el tiempo curaría las heridas.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús