¿Por qué no se quemó el libro de Valentina Pinelo?




 Laura Tinajero Márquez,

  LIBROS QUE SE SALVARON DE LA QUEMA: LA EXÉGESIS BÍBLICA Y LA REIVINDICACIÓN FEMENINA EN VALENTINA PINELO, LA CUARTA GRACIA DE LOPE DE VEGA 

Specula, n.º 5, enero 2023, 167-190, ISSN-e: 2792-3290 



Aunque seguimos indagando no solo en la figura de Valentina Pinelo como escritora y como monja de clausura, sobre los Pinelo, así como sobre la comunidad religiosa donde vivió durante su vida y los contactos que el convento de San Leandro pudo tener con la religiosidad laica más allá de la fusión con el emparedamiento de San Pedro –lo que marcaría, sin duda, un carácter determinado en las agustinas claustrales–, interesa profundizar en cómo pudo salvarse de la condena por herejía esta agustina, habiendo escrito una obra tan sorprendente y original en muchos aspectos, realizar una interpretación teológica de la Bíblica, con una visión femenina tan clara y una reivindicación tan excelsa de la educación de las mujeres. 

A través de la censura anónima que sufrió podemos darnos cuenta, como así lo argumenta Marín (2006), de la misoginia que comenzó a ser una norma tras el Concilio de Trento, y prueba de ello es que dos años antes de la obra de Valentina Pinelo un jesuita afirmó similares premisas y no fue censurado por ello, incluso también Teresa de Cartagena. 

El censor anónimo no solo argumenta sobre la incapacidad femenina para la refutación o para tratar temas de los que no sabe ni entiende, prejuzgando así la tarea de la mujer escritora, sino que considera las afirmaciones de Pinelo condenables y heréticas, entendiendo lo herético como “lo que con leves argumentos se aleja de la verdad católica” (Marín, 2006, p. 50). 

Al fin y al cabo, la actividad censoria, su fundamento y prohibiciones no son sino la necesidad de control, en este caso sobre una mujer escritora debido a su género y a su erudición. En aquella época se consideraba a las mujeres como incapaces para el estudio de la teología y se temía el magisterio de la misma por parte de ellas.

En el caso de Valentina Pinelo podemos suponer, tras haber leído su obra, así como parte de la biografía de sus insignes parientes, que quizás gracias a su linaje y al apoyo de su tío el cardenal Dominico Pinelo –del que incluso usa su emblema en la portada del libro que hemos estudiado– pudo evitar una censura oficial y la prohibición de publicar su obra por parte de la Inquisición.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús