Terremoto de Turquía Destrucción de la cuna del cristianismo primitivo


tomado de  https://es.la-croix.com/actualidad/mundo/terremoto-en-turquia-la-ciudad-de-antioquia-cuna-del-cristianismo-primitivo-destruida-en-gran-parte


Terremoto en Turquía: destruida en gran parte la ciudad de Antioquía, cuna del cristianismo primitivo

Anne-Quitterie Jozeau 15 feb 2023, 07:00 0 

La ciudad de Antakya -Antioquía-, en Turquía, quedó destruida en gran parte por el terremoto del lunes 6 de febrero. La ciudad es conocida como una de las cunas del cristianismo primitivo, donde se identificó por primera vez a los cristianos como tales.

"Antioquía está experimentando un enorme desastre". Contactado por La Croix, el jesuita Paolo Bizzeti, vicario apostólico de Anatolia (Turquía), está desolado.

Desde el lunes 6 de febrero, día del terremoto en Siria y Turquía, los habitantes de la antigua Antioquía intentan salvar a sus últimos supervivientes. Los dos sacerdotes latinos de la ciudad están vivos, al igual que unas 60 familias de fieles, pero cerca del 70% de la ciudad ha quedado arrasada y "algunos familiares de nuestros amigos están muertos bajo los escombros", explicó el obispo Paolo Bizzeti. "Por desgracia, aún no tenemos el número total de víctimas".

Es difícil imaginar esta ciudad centenaria en ruinas -Antakya hoy- para sus habitantes y para los cristianos del país, que solo representan el 0,1% de la población turca. En el siglo I, Antioquía fue la patria de san Pablo y san Bernabé, quienes, siguiendo la llamada de Cristo, se lanzaron a evangelizar las regiones vecinas.

"Bernabé salió para Tarso en busca de Saulo; cuando lo encontró, se lo llevó a Antioquía. Durante todo un año estuvieron juntos en aquella Iglesia e instruyeron a muchos. Fue en Antioquía donde por primera vez los discípulos fueron llamados cristianos. En aquellos días, bajaron a Antioquía unos profetas de Jerusalén", leemos en los Hechos de los Apóstoles (11,25-27).

"La Iglesia tal como la conocemos hoy nació en Antioquía", explica el padre Jean-Marie Humeau, vicario episcopal del ordinariato de los católicos de las Iglesias orientales residentes en Francia. De hecho, Antioquía fue uno de los primeros patriarcados establecidos en el siglo I, junto con Roma y Alejandría, Constantinopla y Jerusalén. San Ignacio de Antioquía, tercer obispo de Antioquía, fue el iniciador.


Centro del cristianismo helenístico

En el siglo I, Antioquía, lugar donde convivían griegos y sirios, se convirtió rápidamente en el centro del cristianismo helenístico, al tiempo que se volvía hacia Oriente. Fue en Antioquía donde Pablo se estableció durante varios años, estancia intercalada con viajes. Según la tradición de la Iglesia, Pedro se unió a él y se convirtió en el primer obispo de Antioquía antes de trasladarse a Roma. Una de sus disputas se recoge en la carta de Pablo a los Gálatas (2,11): "Ahora bien, cuando llegó Cefas a Antioquía, tuve que encararme con él, porque era reprensible".

Por razones históricas, políticas y religiosas, han surgido varias Iglesias en diferentes siglos. En la actualidad, Antioquía cuenta con cinco patriarcados diferentes: la Iglesia ortodoxa de Antioquía, la Iglesia ortodoxa siria, la Iglesia católica greco-melquita, la Iglesia católica siria y la Iglesia maronita. Sin embargo, ninguna de ellas tiene su sede en la propia Antioquía.

A pesar de los diferentes ritos, se vive un fuerte ecumenismo entre griegos ortodoxos y católicos latinos. Algunos residentes ortodoxos griegos acuden incluso a la iglesia latina de los Santos Pedro y Pablo de Antioquía, que sufrió graves daños el 6 de febrero, según el obispo Paolo Bizzeti.

En cambio, el histórico barrio judío de la ciudad de Anatolia, donde vivieron los apóstoles y tuvieron lugar las principales historias del Nuevo Testamento, se ha salvado del terremoto. Así ocurrió ya en los grandes terremotos que sufrió Antioquía, uno en 115 y otro en 528.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús