Sexualidad, mujer, pecado original: ¿qué dice realmente san Agustín?




Sexualidad, mujer, pecado original: ¿qué dice realmente san Agustín?
 Por Clémence Houdaille 03 mar 2023,
en https://es.la-croix.com/glosario/sexualidad-mujer-pecado-original-que-dice-realmente-san-agustin


San Agustín (354-430), obispo, padre y doctor de la Iglesia, es conocido por su visión despectiva del cuerpo, la sexualidad y la mujer en su lectura del pecado original.

Según Jean-Marie Salamito, historiador y especialista en cristianismo antiguo, el santo, en cambio, revalorizaba el cuerpo y combatía ciertas injusticias contra las mujeres.


"A menudo se presenta a Agustín como el inventor de la noción de pecado original, con una visión muy pesimista del cuerpo. ¿Cuál es la realidad de esto?

Agustín no culpa al cuerpo. Dice con una fórmula muy bella que "la carne corruptible no hizo pecadora al alma, sino que el alma pecadora es la que hizo a la carne corruptible" (La Ciudad de Dios, Libro 14, Capítulo 3). Agustín, que fue maniqueo antes de hacerse cristiano, rehabilita en el cristianismo la carne que el maniqueísmo condenaba. Para él, despreciar el cuerpo es insultar al Creador, pues lo que el Creador crea es siempre bueno. Así, incluso la naturaleza del diablo es buena, ya que fue creado por Dios. De lo que se trata es de su voluntad, no de su naturaleza. "No se puede achacar, con injuria del Creador, nuestros pecados y nuestros vicios a la naturaleza carnal, ya que en su género y en su orden es buena", escribe también en La Ciudad de Dios (libro 14, capítulo 5).


En el siglo XVIII, el jansenismo, radicalmente pesimista, oscureció la imagen de san Agustín. Lo cierto es que Agustín se vio llevado a desarrollar su pensamiento en oposición a los adversarios, lo que pudo llevarle a veces a endurecer sus posiciones. Y los jansenistas han privilegiado erróneamente ciertas obras, aislándolas del conjunto de su pensamiento. Pero esto es un error de perspectiva, e incluso una traición.

¿Cómo ve a las mujeres?

En la antigüedad, los cristianos descubrieron que las mujeres eran al menos tan valientes como los hombres a la hora de sufrir el martirio. Por otra parte, está la figura de María, cuya grandeza se refleja en todas las mujeres. Agustín exclama: "No os menospreciéis, ¡oh mujeres!, pues el Hijo de Dios nació de mujer" (El combate cristiano, capítulo 9). La virginidad corporal de María es importante como signo de la virginidad del corazón.

Las reflexiones de Agustín sobre la violación le llevan a distinguir entre la virginidad física y la virginidad del espíritu. Lo desarrolla en el primer libro de La Ciudad de Dios. Se enfrentó al saqueo de Roma por los visigodos, del 24 al 26 de agosto de 410. Fue un trauma muy grande, una violencia en el corazón mismo del Impe . rio romano. Hubo violaciones, sobre todo de mujeres cristianas, vírgenes consagradas. Los paganos, recordando el suicidio de Lucrecia, tras ser violada por su sobrino, se preguntan por qué estas mujeres cristianas no se suicidaron. Agustín dice que no hay razón para que lo hicieran porque no aprobaban lo que sufrían. Lo que quiere decir Agustín es que se puede haber perdido la virginidad física y seguir siendo casto. Esto se aparta de una perspectiva masculina que tiende a ser extremadamente injusta con las mujeres

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús