Análisis del Crucifijo de San Damián



El Corpus



El tamaño de las figuras en la Cruz de San Damián lleva un profundo significado teológico. Jesús, siendo el más grande, ocupa un lugar central en la cruz y simboliza su importancia teológica.
 Su cuerpo, aunque crucificado, irradia luz, lo que representa su transfiguración en gloria. 

Este crucifijo refleja la enseñanza del Evangelio de Juan de que la crucifixión de Jesús es el momento de su gloria, donde actúa como el gran sumo sacerdote al ofrecerse como sacrificio perfecto para la remisión de los pecados.

En esta representación, Jesús es el sumo sacerdote perfecto y el cordero de Dios que quita el pecado del mundo. Su glorificación al Padre en la cruz se refleja en el regreso glorioso al cielo por parte del Padre.
 Este misterio pascual de muerte y resurrección de Jesús se manifiesta en el crucifijo de San Damián, donde Jesús, el Cordero de Dios, glorifica al Padre y el Padre lo glorifica a él, recordando su sacrificio como el Cordero que fue sacrificado, pero ahora vive gloriosamente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús