Un tribunal alemán condena a dos sacerdotes a pagar una multa por un artículo que critica al clero homosexual

 

EL PADRE DARIUSZ OKO Y EL PADRE JOHANNES STÖHR

Un tribunal alemán condena a dos sacerdotes a pagar una multa por un artículo que critica al clero homosexual

Un tribunal alemán ha impuesto una multa de miles de euros a un sacerdote polaco y a su editor alemán tras su apelación a un veredicto anterior que los declaraba culpables de «incitación al odio» contra los homosexuales.

(LifeSiteNews/InfoCatólica) Tras la vista celebrada hoy en Colonia, el padre Dariusz Oko ha sido multado por incitación al odio por un artículo que publicó en la revista teológica alemana Theologisches en enero de 2021. Se le impuso una multa de 3.150 euros (3.325 dólares estadounidenses). El segundo acusado, el padre Johannes Stöhr, de 91 años, redactor jefe de la revista, tendrá que pagar una multa de 4.000 euros (4.222 dólares). El dinero se destinará a una organización benéfica.

Pero según el sitio web de noticias polaco Polonia Christiana, Oko y Stöhr no han sido condenados por nada.

«El padre Oko debe pagar la restitución a una organización benéfica; el tribunal retiró la acusación. Por lo tanto, no hay condena porque los fiscales abandonaron la acusación», informó.

Polonia Christiana escribió que el sacerdote polaco estaba satisfecho con la decisión de hoy, diciendo que era «un empate».

«Como dice el padre Oko, es un empate; el sacerdote expresó su arrepentimiento en la sala por haber utilizado palabras en su polémico artículo demasiado fuertes. Según el sacerdote, si no se aceptara la oferta de pagar una multa a una organización benéfica, el tribunal podría pedir que se retirara el artículo en instancias posteriores».

Según el periódico regional renano Neue Ruhr Zietung (NRZ), Oko declaró: «Lamento haber utilizado palabras tan fuertes. Tendré cuidado en el futuro de no utilizar expresiones de este tipo que puedan herir a los demás. Esa no era mi intención».

NRZ informó de que el juez decidió abandonar el caso «porque los acusados habían mostrado arrepentimiento y no tenían antecedentes penales». Añadió que el juez Schwartz y los abogados «discutieron sobre el monto de la multa».

Los sacerdotes tendrán que pagar el dinero a «Weisser Ring», una asociación que ayuda a las víctimas de delitos.

El artículo de Oko, titulado «Sobre la necesidad de frenar a las camarillas homosexuales en la Iglesia», destaca los casos de abusos cometidos por sacerdotes y obispos homosexuales y detalla los mecanismos utilizados por lo que él llama «homoclanes» o una «homomafia» de clérigos depredadores para evitar la rendición de cuentas.

En el artículo de 50 páginas, Oko describe a dichos clérigos como «una colonia de parásitos» que «se preocupa en primer lugar por sí misma, y no por los fieles de cuya costa vive», y también como una «plaga homosexual o un cáncer que está incluso dispuesto a matar a su huésped».

Una primera sentencia del Tribunal de Distrito de Colonia en julio pasado exigía que el padre Oko pagara una multa de 4.800 euros o cumpliera 120 días de cárcel después de que el tribunal decidiera que el artículo del padre Oko constituía una «incitación al odio» contra los homosexuales.

El Padre Johannes Stöhr, redactor jefe de Theologisches, de 91 años, también fue acusado.

Estos procedimientos judiciales se iniciaron a raíz de una denuncia presentada por el Padre Wolfgang Rothe, un sacerdote disidente y salpicado de escándalos de la arquidiócesis de Múnich, que confirmó en las redes sociales que acusaba a Oko y celebró los cargos presentados por el tribunal de Colonia. 

Rothe fue uno de los muchos clérigos alemanes que participaron en una oleada de ceremonias ilícitas de «bendición» del mismo sexo esta primavera. Anteriormente ocupó el cargo de vicerrector del seminario de St. Pölten, en Austria, que fue cerrado en 2004 en medio de un escándalo masivo de pornografía infantil y conducta homosexual.

En un correo electrónico obtenido por LifeSiteNews este mes de febrero, Oko proporcionó fotos altamente incriminatorias de su acusador, incluyendo fotos de Rothe besando a otro hombre; Rothe bendiciendo a una pareja de lesbianas dentro de una iglesia; y una foto de Rothe en el club «Deutsche Eiche» en Munich, que Oko describió como «una especie de burdel gay».

Oko citó la Segunda Guerra Mundial al responder a la sentencia inicial en su contra en una entrevista de 2021 con TVP Info. Dijo que, a pesar de esta generación de autoridades alemanas, está «decidido» a «salvar a los seminaristas de los homoclubs».

«¿Los alemanes me meten en la cárcel? Mi abuelo y mi abuela salvaron a los judíos, arriesgaron sus vidas, a pesar de que los alemanes prohibían salvar a los judíos», dijo. «Yo estoy igualmente decidido, a pesar de que los alemanes me lo prohíben, a salvar a los seminaristas de los homoclanes».

Oko describió su publicación como un «artículo científico basado en los enormes conocimientos que me llegan de todo el mundo, de la gente corriente, de la policía, de los servicios secretos».

«Recopilo datos conocidos sobre los homosexuales con sotana y sus hábitos. Esta “mafia de la lavanda” desempeña un papel similar al de la mafia de Sicilia», dijo. 

«¿La crítica a la actividad criminal de la mafia siciliana es una incitación al odio contra todos los sicilianos? Entonces, ¿cómo puede ser una reflexión académica sobre el desafío de una red criminal relacionada con las prácticas homosexuales en la Iglesia una incitación al odio contra todos los homosexuales?» preguntó Oko.

Según Paweł Chmielewski, presentador del sitio web de noticias cristianas Polonia Chritiana (pch24.pl), la sentencia judicial inicial no tenía base legal: El artículo de Oko separa muy claramente a los homosexuales como tales de los miembros de la mafia homosexual dentro de la Iglesia, y sólo aplica los términos despectivos a esta última categoría. 

Chmielewski argumentó que la sentencia podía interpretarse como un intento del tribunal alemán de prohibir las críticas a los abusadores sexuales y a los pedófilos, y opinó que el tribunal no había leído el artículo de Oko en su totalidad.

Esta opinión también fue expresada por el cardenal alemán Gerhard Müller, antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe. Ya defendió a Oko en agosto de 2021, poco después de su apelación.

«O bien estos jueces no han leído el ensayo, o bien son incapaces de juzgarlo con criterios científicos, o bien no se dan cuenta de la naturaleza criminal de ciertos actos cometidos por algunos individuos que viven en la Iglesia, pero se esconden tras el escudo de la impunidad que les otorga su cargo», dijo Müller en una entrevista con Paweł Lisicki, del diario polaco Do Rzeczy.

Müller también aludió a la ocupación alemana de Polonia en 1939-1945, diciendo que se avergonzaba de que en su país natal «vuelva a ser posible que un erudito polaco sea condenado por incitación al odio por publicar un informe fáctico». 

El cardenal alemán estableció un paralelismo entre la demanda contra Oko y la persecución de los intelectuales polacos por parte de los nazis, diciendo que este caso debería «hacer sonar las alarmas entre la gente históricamente educada». 

La sentencia de 2021 contra Oko también ha llamado la atención del viceministro de Justicia polaco, Marcin Romanowski.

En su momento, Romanowski criticó la sentencia en un tuit, escribiendo: «Según el tribunal alemán, el profesor Dariusz Oko, al exponer en un artículo científico a un grupo de violadores que operan dentro de la iglesia, incitó al odio. El tribunal pisoteó así la libertad académica y demostró que valora más a los torturadores que a las víctimas», escribió. «No permitamos semejante paranoia en Polonia».

El Instituto Ordo Iuris de Cultura Jurídica, una organización jurídica conservadora polaca, también salió en defensa del sacerdote polaco tras la sentencia de 2021. 

«Tenemos serias reservas sobre la base legal para procesar» al padre Oko y al padre Stöhr, dijo el presidente de Ordo Iuris, Jerzy Kwaśniewski, en un comunicado. 

«El artículo 130 del Código Penal alemán prohíbe la incitación al odio contra una serie de grupos, ninguno de los cuales se menciona en el artículo del P. Oko».

«Además, se trata de un artículo científico, por lo que nos movemos en el ámbito de la libertad académica, la libertad de conciencia, la libertad de expresión y la crítica, cuya protección según la Constitución alemana y el sistema internacional de derechos humanos impide la condena del autor y director de una revista científica», añadió.

El instituto lanzó una petición en nombre de Oko y Stöhr al Tribunal de Distrito de Colonia y a la entonces canciller alemana Angela Merkel. 

Hasta el viernes, la petición había recogido más de 85.000 firmas. Oko esperaba que llegara a las 100.000 antes de su juicio

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús