Ir al contenido principal

LAS ONDAS SIGUEN SINTIÉNDOSE El centenario de la conversión de Chesterton y su efecto dominó

El centenario de la conversión de Chesterton y su efecto dominó
 CWR, G.K. Chesterton (1874-1936) en una foto sin fecha. ©Wikipedia

LAS ONDAS SIGUEN SINTIÉNDOSE

El centenario de la conversión de Chesterton y su efecto dominó

Dale Ahlquist, presidente de la Society of Gilbert Keith Chesterton, reflexiona al cumplirse cien años desde la conversión del escritor de la conocida serie «El Padre Brown».

(CWR/InfoCatólica) Cuando G.K. Chesterton fue recibido en la Iglesia Católica hace cien años, el domingo 30 de julio de 1922, fue una gran noticia. Pero en realidad, no lo fue, porque nadie lo sabía más que los sacerdotes que lo recibieron en la Iglesia.

 Uno era el padre John O'Connor, su amigo de toda la vida que también sirvió de inspiración para el inmortal detective de ficción de Chesterton y el padre Brown, y Dom Ignatius Rice, un monje benedictino de la abadía de Douai, quienes se comprometieron a no decir nada sobre la ceremonia. 

No por razones religiosas, sino porque querían ver cuánto tardaría la prensa en enterarse.

Tardaron tres semanas.

Y fue una gran noticia cuando finalmente se informó. Aunque muchos de los lectores pensaban que Chesterton ya era católico. Después de todo, llevaba años defendiendo a la Iglesia Católica y adoptando la posición católica en cada momento, en cada tema y en cada controversia. Y ya había escrito dos docenas de historias populares protagonizadas por el mencionado Padre Brown.

Pero también hubo muchos admiradores y devotos de Chesterton que quedaron realmente sorprendidos porque se negaban a creer que hiciera algo tan inconcebible como unirse a la Iglesia Católica. Este grupo incluía tanto a católicos como a no católicos, desde su mejor amigo y papista de la fe, Hilaire Belloc, hasta su buen amigo y oponente filosófico George Bernard Shaw, que durante mucho tiempo se había burlado de lo que llamaba la «afición católica romana» de Chesterton. Cuando Shaw se enteró de la noticia, envió una carta a su compañero de debate diciendo: «¡Gilbert! Esto es ir demasiado lejos». Y Belloc, con genuino y pensativo asombro, escribió: «Nunca pensé que fuera posible».

La reacción dentro de la Iglesia de Inglaterra, a la que pertenecía, también fue muy variada. Cuando el vicario local de Beaconsfield se enteró de la noticia, dijo: «Me alegro de que Chesterton se vaya a Roma. Nunca fue un buen anglicano».

Por otra parte, un editorial del semanario anglicano The Church Times dijo que lo extraño de Chesterton no era que se hubiera hecho católico, sino que hubiera permanecido tanto tiempo en la comunión anglicana. El creciente liberalismo dentro de la Iglesia de Inglaterra estaba ahuyentando a los laicos educados, y nunca había «atraído a un hombre educado a la iglesia», sino que «le había robado a esa iglesia el genio de G.K. Chesterton».

En cambio, los periódicos católicos estaban extasiados. El titular de The Tablet cacareaba: «El regreso a casa del Sr. Chesterton». Comparaba su conversión con la de John Henry Newman, y expresaba su alegría por tener la felicidad de Chesterton en la Iglesia. «No dejará que el diablo tenga todo el jolgorio». Pero también expresaba lo que muchos sentían: que Chesterton no cambiaría. Querían al mismo Chesterton que ya conocían; no uno nuevo, sólo uno católico.

Chesterton llamó a su conversión «el principal acontecimiento» de su vida. Y podemos decir que, tanto en sus escritos como en su persona pública, no cambió. De hecho, no hay una diferencia discernible entre sus escritos posteriores a la conversión y sus escritos anteriores a la misma. Pero la hay. De hecho, se enfrenta a doctrinas protestantes específicas y es más específico en sus refutaciones. Siempre había cuestionado el calvinismo, pero se centró más en Lutero. Siempre había demostrado un dominio de las Escrituras, pero desmonta a los «adoradores de la Biblia», a los que considera tan mezquinos como a los «atacantes de la Biblia».

Dijo que había diez mil razones, pero que todas se reducían a la misma razón. Era porque «la Iglesia Católica es verdadera».

Pero cuando se le preguntó, estas fueron algunas de las otras razones que dio.

La respuesta más llamativa: «Para librarme de mis pecados». Sólo la Iglesia Católica puede hacer eso.

Otra respuesta fue la sobria constatación de que la Iglesia anglicana no era católica.

«Siempre he creído en la visión católica del cristianismo, al menos lo he creído durante veinte años. A menos que la Iglesia de Inglaterra fuera una rama de la Iglesia Católica, no me servía de nada. Si era una Iglesia protestante, no creía en ella. En cualquier caso, la cuestión es si la Iglesia de Inglaterra puede pretender ser descendiente directa de la Iglesia Católica medieval...

Me parece bastante claro que cualquier iglesia que pretenda ser una iglesia con autoridad debe ser bastante definida cuando se plantean grandes cuestiones de moral pública. ¿Puedo estar a favor del canibalismo o del asesinato de bebés para reducir la población, o de cualquier otra reforma científica y progresista? Cualquier iglesia con autoridad para enseñar debe decir si se puede hacer. Pero las iglesias protestantes están totalmente desconcertadas en estas cuestiones morales».

Una de las cuestiones morales era la anticoncepción. Cuando los obispos anglicanos se convirtieron en defensores de lo que Chesterton llamó «un truco bajo y venenoso, no muy alejado del infanticidio», se dio cuenta de que estaban adoptando una posición que era esencialmente pagana. Hablaban sin unidad, sin autoridad, y no podían denunciar la inmoralidad abierta. Quería formar parte de la Iglesia Militante. Como le explicó a su madre, se estaba uniendo a «la única forma de lucha del cristianismo».

Se le acusó y se le desestimó por tener un apego romántico al amor por el ritual y la estética de la alta Edad Media, con sus catedrales góticas que llegaban al cielo.

Pero en una carta a un hombre llamado Bertram Hyde, que le había planteado estas mismas preocupaciones y le preguntó realmente por qué se había hecho católico, Chesterton respondió

«Debo decir en primer lugar que, salvando la gracia de Dios, mi propia conversión al catolicismo fue totalmente racional; y ciertamente nada ritualista. Fui recibido en un cobertizo de hojalata en la parte trasera de un hotel ferroviario. Lo acepté porque le dio convicción a mi mente analítica. Pero la gente puede ver el ritual y rara vez se le permite escuchar la filosofía. Sobre el ritual en sí mismo, creo que lo más cierto lo dijo el poeta Yeats, que ciertamente no era católico ni tampoco cristiano; que la ceremonia va con la inocencia. Los niños no se avergüenzan de disfrazarse, ni los grandes poetas en las grandes épocas, como cuando Petrarca llevaba el laurel. Nuestro mundo siente algo de lo que dice Wells, porque nuestro mundo es tan nervioso e irritable como el propio Wells. Pero creo que los niños y los poetas son más permanentes».

Tres años después, Bertram Hyde fue recibido en la Iglesia Católica.

Lo que nos lleva al efecto dominó de la conversión de Chesterton. G.K. Chesterton podría ser uno de los mayores creadores de conversos al catolicismo del siglo pasado, y las ondas siguen sintiéndose.

He aquí una de las ondas. Porque GKC se hizo católico, yo me hice católico. He aquí otra onda.

Porque leí a Chesterton y me hice católico, hice un programa de televisión sobre Chesterton en EWTN. Y debido a que mucha gente vio ese programa, ayudó a que renaciera el interés por Chesterton. Y también, muchas personas que vieron ese programa se volvieron católicas, o se volvieron más católicas.

Pero aquí hay otra onda. Como yo me hice católico, mi mujer también se hizo católica, es decir, volvió a la Iglesia Católica en la que había sido bautizada y confirmada, pero era una fe que nunca había vivido realmente, hasta que ambos la abrazamos. Tuvimos el gran placer y la bendición de volver a casarnos, al ser validado nuestro matrimonio por un sacerdote. Y como nos hicimos católicos, por alguna razón tuvimos cuatro hijos más. Y porque tuvimos esos hijos, eventualmente comenzamos la primera Academia Chesterton. Y porque empezamos la primera Academia Chesterton, ahora hay casi 50 Academias Chesterton más en cinco países, con más escuelas en proyecto. Estas escuelas han hecho que jóvenes se conviertan en sacerdotes y que parejas jóvenes se casen en la Iglesia católica, y que la educación clásica católica renazca en todo el país y en todo el mundo.

 

Dale Ahlquist es presidente de la Sociedad de Gilbert Keith Chesterton, creador y presentador de la serie de EWTN «GK Chesterton: El Apóstol del Sentido Común» y editor de Gilbert Magazine. Es autor y editor de varios libros sobre Chesterton. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús