Cambios en la historia europea en el siglo XIII

HA Steger - Patristica et Mediævalia, 1987 - revistascientificas.filo.uba.ar 

Religión y Sociedad a comienzos del siglo XIII (Francisco de Asís en Tierra Santa)

A comienzos del siglo XIII se producen algunos cambios decisivos para la futura historia europea. 

Una reconstrucción de la situación geopolítica nos presenta al ámbito mediterráneo como núcleo histórico inalterado desde la antigüedad greco-romana. 

El centro de este ámbito se desplazaba en Italia, en los siglos XI y XII, cada vez más hacia el sur: Milán, Roma, Palermo. 

En torno del Mediterráneo se había. constituido una suerte de gran círculo cuyo perímetro (Constantinopla, Trípoli en Libano, Damasco, Acre, Alejandría en Egipto, Trfpoli en Africa, Túnez, Fez, C.euta, Córdoba, Toulouse, Génova, Milán, Venecia) gozaba de un doble apoyo:

 por una parte el Cristianismo lo sostenía desde el continente europeo, más precisamente, desde París; 

por la otra el Islamismo lo sostenía desde Bagdad.

 Los sucesores del Viejo Imperio Romano habían inaugurado una serie de movimientos espirituales que, con el tiempo, alcanzaron su consolidación territorial: 

una zona cristiano-occidental, cuyo punto de apoyo estaba en Roma;

una zona cristiano-oriental con punto de apoyo en Constantinopla; 

una zona islámica con punto de apoyo en Bagdad; 

una zona gnóstico-tardía y maniquea (Provenza) cuyos puntos de apoyo eran Damasco, Toulouse y Córdoba. 

A todo ello debe agregarse una zona mosaica que adquirió cada vez más y decididamente un carácter de ghetto (Mahnónides en Córdoba, 1153-1204 y Avicebrón en Málaga, 1021-1058). 

Finalmente debe ser mencionada una zona salvacionista, místico- caballeresca, cuyos puntos de apoyo estaban en la Jerusalén de la Orden Templaría y de los Caballeros Hospitalarios, y desde 1291 en Chipre; después de la aniquilación de los templarios por Felipe el Hermoso (1307) tiene su punto de apoyo en Rodas (1308) y por fin en Malta (1522) con la Orden del Hospital.

Cobra fundamental importancia tener en cuenta que, bajo toda esta amplia convivencia de distintas formas de expresión, existía una gran unidad espiritual en el territorio del viejo Imperio Romano. 


En efecto, diversos lenguajes espirituales constituían esa unidad espiritual del ámbito mediterráneo". 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús