¿Cuándo se empezó a elevar la Forma y el Cáliz en la celebración litúrgica?

  David Sánchez Sánchez  COFRADÍAS SACRAMENTALES A PRINCIPIOS DEL SIGLO XVI COMO REFLEJO DE LA DEVOCIÓN EUCARÍSTICA TARDOMEDIEVAL, Specula, n.º 3, mayo de 2022, 171-191, ISSN-e: 2792-3290 


Otra cuestión relativa al Sacramento, que afectó a su devoción en el siglo XIII estuvo relacionada con la escasez de fieles que participaban en él, debido a la necesidad de preparación espiritual, a la exigencia de pureza del alma y a la penitencia. Estas disposiciones fueron anotadas por san Pablo: “porque el que come y bebe de manera indigna, y sin discernir el cuerpo del Señor, come y bebe para su propio castigo” (1 Co. 11, 29), y con el objetivo de facilitar su cumplimiento se buscó una solución consistente en una modificación del ritual litúrgico. 

El nuevo rito estableció la elevación de la Sagrada Forma y del cáliz para hacerlos visibles a todos los asistentes a la celebración, fomentando de esa manera la participación espiritual del Sacramento, en lugar de recibirlo físicamente, acto reservado para el día de Pascua. El sistema, surgido a finales del Trescientos, se difundió especialmente en el siglo XIV de acuerdo con los preceptos de la Devotio Moderna, aunque la implantación oficial del llamado Rito Romano no llegó hasta el año 1570 con el papa san Pío V.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús