herejías del siglo XII Valdenses y Cátaros


En ese siglo XII se cuestionó a la Iglesia

Tomado de https://www.aacademica.org/jorge.rigueiro.garcia/22.pdf pag 214-215

 Otra vertiente de la renovación intelectual del siglo fue el cuestionamiento del dogma de la Iglesia romana, conformándose visiones alternativas a la ortodoxia de la fe que fueron llamadas herejías.

 Entre las primeras se destacó la secta de los Pobres de Lyon, creada en 1170 por Pedro Valdo. Rico burgués de Lyon (Francia) decidió abandonar su vida lujosa y bienes para predicar con sus discípulos la penitencia y pobreza. Al final, sus planteos lo llevaron a la excomunión en el concilio de Verona (1184), aunque ello no impidió que siguiera predicando duramente contra la jerarquía eclesiástica.

También durante el siglo encontramos la conformación de otro grupo herético en el sur de Francia, los cátaros, que rechazaban lo material y exaltaban el espíritu. Se basaban en la doctrina dualista maniquea (bien y mal eran dos fuerzas que cooperaban en la creación del mundo), proveniente tal vez de Constantinopla y Lombardía, traída por caballeros que regresaban de la segunda Cruzada. Entendían que la creación del mundo no sólo se debía a Dios sino también a Satanás, además, al igual que los valdenses, rechazaban las jerarquías. Los seguidores no estaban sujetos a una norma especial, pero los perfectos llevaban una vida muy austera y se dedicaban a difundir la doctrina y a consolar a quienes estaban en trance de muerte, a través del sacramento del consolamentum. Con el transcurrir de las décadas estas ideas se consolidaron en el Languedoc u Occitania (sur de Francia), especialmente en la zona del obispado de Albi de donde derivará el nombre de albigenses, y abarcaron una zona que se extendió desde los Pirineos hasta más allá de las tierras renanas. El siglo XIII verá el fin de la herejía cátara con la cruzada contra los albigenses dirigida por Simón de Monfort

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús