HALES, Alejandro de

tomado de https://www.franciscanos.org/enciclopedia/penciclopedia_h.htm

HALES, Alejandro de (1185/86-1245). 
Franciscano, teólogo, escritor. 
Los datos biográficos de Alejandro, llamado doctor irrefragabilis, son bastante imprecisos. Parece ser que nació hacia el 1185-1186 en Hales, en el Condado de Gloucester (Inglaterra). 

Estudió en París, donde llegó a ser Maestro en Artes. Entre los veinticinco y los treinta años se matriculó en la facultad parisina de Teología, y ocupó después la cátedra de Teología hasta poco antes de morir; entre sus discípulos está san Buenaventura. 

En los inicios del año académico 1235-1236 entró en la Orden franciscana, cuando ya tenía los cincuenta años cumplidos, y trasladó su cátedra al convento, donde siguió impartiendo lecciones a los jóvenes franciscanos. A partir de entonces comienza la primera escuela franciscana en París. Siendo profesor de gran renombre, el papa Inocencio IV le encargó escribir una Summa que sirviera como pauta intelectual tanto para profesores como para alumnos. El trabajo presentado por Alejandro al Papa fue sometido al juicio de setenta teólogos, quienes lo juzgaron como libro modelo para todos los maestros de teología.

Alejandro de Hales, además de la enseñanza, desempeñó diversos cargos oficiales ante el rey y ante el Papa. Por parte de la Orden se le encomendó la primera exposición de la Regla. 

En 1245 participó en el Concilio de Lyón y, apenas vuelto a París, fue víctima de una grave enfermedad que le llevó a la muerte el 21 de agosto de aquel mismo año, cuando tendría unos sesenta años.
 Entre sus obras está la Summa Theologica, llamada en su tiempo Summa fratris Alessandri. Además, colaboró en la Expositio Regulae quatuor Magistrorum, encargada por el Capítulo de Montpellier (1241), aunque no sabemos cuál fue la aportación concreta de Alejandro. 
La obra de Alejandro tiene una gran importancia por su exposición unitaria y sistemática del pensamiento filosófico-teológico de su tiempo. 
Está vinculado a la tradición que sigue la línea de san Agustín, pero conoce y utiliza la obra de Aristóteles. 
Sin duda, supo compilar y sistematizar las corrientes filosófico-teológicas de su tiempo. En Alejandro se observa un sentido acentuado por lo concreto, por la prioridad de la voluntad sobre el entendimiento y por el sentido práctico del estudio. 

La filosofía para él es un camino hacia la verdad, y con ella hacia el bien y hacia la perfección. Alejandro está en los orígenes de todo un nuevo pensamiento filosófico-teológico de grandes proporciones, llamado "pensamiento franciscano", en donde su presencia fue muy condicionante. [Cf. J. A. Merino, BAC-525]

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús