S. S. Juan Pablo II EL «ITINERARIUM MENTIS IN DEUM» DE SAN BUENAVENTURA



S. S. Juan Pablo II EL «ITINERARIUM MENTIS IN DEUM»
DE SAN BUENAVENTURA
Carta a los Ministro generales de la Familia franciscana
con motivo del IV centenario del doctorado bonaventuriano
8 de septiembre de 1988

Dentro del IV centenario de la proclamación de S. Buenaventura Doctor de la Iglesia, los días 14-17 de septiembre de 1988 se celebró en el monte Alverna un simposio interfranciscano sobre el «Itinerarium mentis in Deum», que el Santo compuso allí. 

Este mismo año, en el número 52 de nuestra revista, pág. 151, reseñamos las ponencias del simposio, publicadas en la revista «Studi Francescani». La iniciativa del simposio la tuvo la Provincia Franciscana de Toscana y la hicieron propia los Ministros generales de las cuatro Familias franciscanas, a los que el Papa dirigió la carta que, traducida del italiano al español, ofrecemos a continuación y que tomamos de L'Osservatore Romano, edición española, del 20-XI-88.



A los queridos hijos John Vaughn, Lanfranco Serrini, Flavio Roberto Carraro, José Angulo Quilis, Ministros generales de las Familias franciscanas.

1. Es para mí motivo de honda satisfacción vuestra iniciativa de celebrar un simposio especial sobre el Itinerarium mentis in Deum de san Buenaventura, en el transcurso del IV centenario de su proclamación como Doctor de la Iglesia universal (cf. Bula Triumphantis Hierusalem, de Sixto V, en Bull. Rom., 1588).

Muy oportunamente habéis pretendido así reclamar la atención en torno a una obra tan pequeña de tamaño, como densa en contenido espiritual, invitando al mismo tiempo a los hombres de hoy y, particularmente, a todos los hermanos franciscanos a releerla para escuchar de nuevo la elevada enseñanza del Doctor Seráfico. En efecto, es saludable colocarse bajo la luz de su doctrina y revivir su experiencia, recorriendo el camino que, siguiendo el ejemplo de san Francisco, él mismo recorrió cuando se le concedió retirarse a la tranquila soledad del monte Alverna, en busca de la «paz del espíritu» (Itinerarium, pról., n, 2).

La profunda reflexión sobre lo que san Buenaventura escribió en el mismo lugar en que lo había meditado, contribuirá a discernir mejor, a la luz de la fe, cuáles son también en nuestra época los verdaderos signos de la presencia de Dios y de sus intenciones sobre la vocación integral del hombre.

2. Una de las ideas fecundas del Itinerarium es la reflexión sobre el misterio del hombre, considerado a la luz del misterio del Verbo encarnado. 
A tal visión hay que reconducir el origen del hombre, su vida y su muerte. El peregrinaje sobre la tierra es para el hombre un viaje de regreso, ya que su destino último es también su primer comienzo: «Cristo..., de quien procedemos, por quien vivimos y hacia quien caminamos» (Lumen gentium, 3).

El progreso del itinerario hacia Dios se halla, por tanto, vinculado a la firme persuasión de que el punto de llegada está ya de algún modo presente a lo largo del camino que conduce al mismo. 

Todo el mundo está lleno de luces divinas, que emanan del acto creador del Padre, según la ejemplaridad del Verbo eterno, el cual estaba desde el principio junto a Dios y era Dios, y vino a este mundo para iluminar a todo hombre y a todo el hombre (cf. Jn 1,1.9). 
Éste, por tanto, observa el Santo, sería verdaderamente ciego, sordo y mudo, si no estuviese iluminado por tantos esplendores de las cosas creadas, si no supiese escuchar el concierto de tantas voces y si, ante tantas maravillas, no alabase al Señor (cf. Itinerarium, cap. I, n. 15).

3. En orden a este enfoque de la obra es significativa una reflexión del papa Pablo VI, que me complazco en proponer aquí de nuevo: «Itinerario: nos parece descubrir en este mismo título un movimiento del espíritu que todo lo busca e investiga, conforme al gusto inquieto y progresivo de la cultura contemporánea, la cual se propone, sí, la búsqueda, pero, con frecuencia, a lo largo de los senderos del saber especulativo de la filosofía y de la teología, fácilmente se cansa y se detiene en determinadas estaciones, como si fuesen las últimas y supremas, mientras que el itinerario, orientado a la única meta que puede compensar la fatiga del áspero y largo camino, continúa hacia el supremo término de la Verdad divina, que coincide plenamente con la divina Realidad» (cf. Sel Fran n. 9, 1974, 336-337) 
La Verdad y la Realidad divina, además de ser el término del itinerario del hombre, es también su preparación y su causa. El acceso definitivo a ella después de la muerte debe ser precedido por su gradual cumplimiento durante la vida. 
El Santo escribe que sobre el Alverna san Francisco, en la aparición del Serafín crucificado, hizo Pascua con Cristo, es decir, cumplió su paso a Dios, y esto es una invitación dirigida a todos los hombres espirituales para que hagan tal paso (cf. Itinerarium, cap. VII, nn. 2-3).

Para los discípulos del Señor esto ocurre principalmente mediante los elementos del pan y del vino, que en la santísima Eucaristía llegan a ser el Cuerpo y la Sangre de Cristo para producir en ellos el mismo paso. El Concilio Vaticano II nos repite, a propósito de esto, la certeza de siempre de la Iglesia: «El Señor dejó a los suyos prenda de tal esperanza y alimento para el camino en aquel sacramento de la fe en el que los elementos de la naturaleza, cultivados por el hombre, se convierten en el cuerpo y sangre gloriosos», cuya participación «hace que pasemos a ser aquello que recibimos» (Gaudium et spes, 38; Lumen gentium, 26).

Nuestra subida a Dios comporta esta decisiva recuperación de interioridad, en la cumbre de la compenetración del misterio del hombre con el misterio de Cristo, que nos hará «abandonar todas las operaciones del intelecto y volcar en Dios la plenitud del amor» (Itinerarium, cap. VII, n. 4), para vivir bien cimentados y fundados en Cristo y fuertemente corroborados por la fe (cf. Col 2,6-7).

4. A este nivel de altura espiritual se situó san Buenaventura, también en el estudio y en la enseñanza de la fe recibida de Dios mediante la Iglesia. Recuerdo, al respecto, un famosísimo texto que aparece en el prólogo del Itinerarium y al que hicieron referencia Pablo VI y el Concilio Vaticano II, para indicar una norma que hay que tener siempre presente, a fin de que no suceda que la doctrina sagrada «ilumine la mente, pero no encienda la caridad»: la doctrina católica de la Revelación deberá convertirse en «alimento de la vida espiritual» (cf. Insegnamenti di Paolo VI, 11/1964, p. 172; Optatam totius, 16). También yo, al comienzo de mi ministerio como sucesor de Pedro, dirigiéndome al Consejo Internacional para la Catequesis, quise evocar aquellas mismas expresiones, siempre válidas, con las que el Doctor Seráfico amonestaba a los profesores de su tiempo: «Nadie piense que puede bastarle la lectura sin la unción, la especulación sin la devoción, la investigación sin la admiración, la prudencia sin la exultación, la industria sin la piedad, la ciencia sin la caridad, la inteligencia sin la humildad, el estudio sin la gracia divina, la investigación sin la sabiduría inspirada por Dios» (Insegnamenti, 11/1979, p. 976). Considero que esto puede constituir también para los participantes en este simposio un motivo inspirador para una meditación renovada y fortificante.

En esta vigilia del tercer milenio cristiano se alza desde muchas conciencias la invocación a Cristo, como a Aquel que es el solo que tiene palabras de vida eterna (cf. Jn 6,68), para que se reduzcan en el mundo los desiertos de la esperanza, se reencienda la certeza de que solamente la verdad que viene de Dios puede asegurar todas las libertades dignas del hombre.

Para ello se pide que el anuncio del Evangelio sea a la vez testimonio vivido, y que aquel que lo anuncia «esté interiormente inflamado por los ardores del Espíritu Santo, enviado por Cristo sobre la tierra» (Itinerarium, cap. VII, n. 4).

Deseando que el Espíritu Santo ilumine con su luz beatificante la celebración de esta reunión de estudio, estoy seguro que saldrán de ella indicaciones preciosas y fervientes propósitos no sólo para las familias franciscanas, que ven en san Buenaventura al más insigne teólogo del amor seráfico y al guía seguro en la búsqueda de Dios, sino también para toda la Iglesia, comprometida hoy más que nunca en encontrar para el hombre moderno los caminos de un renovado y seguro itinerario hacia Dios.

Hermanos e hijos queridísimos, a la luz del Año Mariano concluido hace poco, os exhorto a mirar también a la Virgen María, Madre de Dios y Madre nuestra, la cual en este itinerario permanece como un ejemplo incomparable al que imitar, por haber hecho de toda su vida una ininterrumpida peregrinación en la fe y en la contemplación (cf. Enc. Redemptoris Mater, 13ss.).

Con estos sentimientos y pensamientos os imparto una especial bendición apostólica, extensible a todos los hijos de san Francisco.

Ciudad del Vaticano, 8 de septiembre de 1988, año X de mi pontificado.

[Selecciones de Franciscanismo, vol. XVIII, núm. 54 (1989) 323-326]


Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús