Como el Padre me envió, así os envío yo



Ángel CORDOVILLA, Como el Padre me envió, así os envío yo. Teología y  espiritualidad del ministerio apostólico presbiteral, 2ª ed., Salamanca: Sígueme («Nueva alianza», 247), 2021, 286 pp., 13,5 x 21, 

ISBN 978-84-301-2052-9. 

Los sacerdotes viven inmersos en un momento histórico y cultural delicado en el que necesitan mantener muy viva su identidad propia y alimentar constantemente su vocación para poder ser fieles y fecundos en su ministerio.

El sacerdote Ángel Cordovilla nos regala en este libro una magnífica reflexión teológica
sobre el ministerio presbiteral, que pone de manifiesto la hondura intelectual de quien es profesor de teología dogmática en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid), formado en Salamanca, Múnich y Roma. Al mismo tiempo, –como «hermano entre hermanos»– aporta la experiencia que como presbítero del siglo XXI vive en carne propia y que ha podido palpar en el contacto con sacerdotes de diversas diócesis y diferentes países. 

Es –como afirma el mismo autor en la presentación– «un libro personal, donde subrayo aspectos de la existencia sacerdotal que considero necesario recordar en la actual situación histórica de la Iglesia y la sociedad occidental» (p. 11).

La obra pone en relación las tres realidades de teología, espiritualidad y ministerio
apostólico; con una idea de fondo que atraviesa todas sus páginas: el ejercicio del ministerio constituye la fuente de la espiritualidad del ministro ordenado y la forma concreta de dar vida a esta realidad se expresa con la fórmula «caridad pastoral».

La división de la reflexión consta de tres grandes partes: 1) El sacerdote en la actual situación cultural e histórica; 2) Dimensiones constitutivas del ser sacerdotal; y 3) Vida y espiritualidad sacerdotales; cerrando con un acertado decálogo a modo de epílogo sobre la espiritualidad sacerdotal.

En la primera parte –de profunda actualidad– trata sobre el lugar de Dios y de la Iglesia en la sociedad, el lugar del sacerdote en la Iglesia y el sacerdote hoy en surealización sacerdotal. Parte del presupuesto de que la crisis que padece la vida presbiteral está provocada por los profundos cambios que ha atravesado la sociedad y que repercuten de modo especial en los
sacerdotes. Al explicar el lugar del sacerdote en la Iglesia (cfr. pp. 65-85) quizás podrían
haberse matizado algunas afirmaciones tales como las siguientes: «el bautismo, y no el sacramento del orden, es el que está en la base de la compresión de la Iglesia» (p. 66), ¿no son más bien los dos sacramentos y la mutua interrelación entre el sacerdocio común y el sacerdocio ministerial lo que se encuentra en la base de la Iglesia comunión?; o «existe una relación directa de todo cristiano y del entero pueblo de Dios con Cristo, sin necesidad de la mediación del ministerio ordenado» (p. 68), ¿no queda algo desdibujada la naturaleza propia
del ministerio ordenado en esta afirmación?

También a la hora de exponer la relación entre ministerios y carismas en el seno de la Iglesia comunión se podrían afinar las expresiones. Todo ello muestra –como bien afirmó Kasper y recoge Cordovilla– que «la figura concreta de la Iglesia comunión, desarrollada en ministerios, servicios y carismas, es el punto más difícil y discutido de la eclesiología, el actual campo de batalla » (KASPER, W., Iglesia católica. Esencia, realidad, misión, Salamanca, 2013, 293). de cuatro aspectos: la relación del presbítero con la Palabra de Dios, con la eucaristía (con un empeño particular en la forma eucarística que ha de tomar toda la existenciasacerdotal), con el cuidado y atención pastoral; y, finalmente, aspectos varios de la vida apostólica como son los consejos evangélicos, las relaciones personales, el celibato, etc.

En su conjunto, aporta una visión muy certera –y quizás profética– sobre el ministerio apostólico y los retos a los que hoy se enfrenta. El libro está dirigido principalmente a los presbíteros, quienes encontrarán en él una lectura que aportará mucho tanto a su formación doctrinal como a su vida espiritual, pero será útil también para toda aquella persona que quiera profundizar en el estudio sobre el ministerio presbiteral y que trate de comprender mejor la
vocación sacerdotal y el modo concreto de vivirla en la sociedad actual.

José Manuel SALGADO

Universidad de Navarra

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús