Ir al contenido principal

Misas doradas. Testimonio

  Entrevista a Enrique Lozano, presidente de Científicos Católicos a Infocatólica

Hoy en día y a grandes rasgos, ¿son objeto de algún tipo de desconfianza o discriminación en el ámbito profesional y académico los científicos españoles que se declaran católicos?

En general, en España y dentro de la comunidad científica, no percibo un ambiente especialmente hostil en contra de los científicos católicos. Yo diría que hay un porcentaje mayor de agnósticos o de investigadores que ni siquiera se han planteado de manera profunda la existencia de Dios que de científicos que se declaren profundamente ateos. Es cierto que en ciertos campos como, por ejemplo, Biología o Ciencias de la Salud, los motivos de fricción pueden ser mayores, principalmente por las líneas de trabajo y especialmente si éstas llevan asociadas problemas bioéticos.

Asimismo, muchas veces, el recelo viene por el desconocimiento. Es por esto por lo que es bueno que los científicos católicos den testimonio en su trabajo, que sus compañeros sepan que son creyentes y que vean que son capaces de vivir su fe con coherencia sin que esto afecte un ápice a su carrera científica.

Una de las actividades de la Sociedad a nivel internacional es la celebración de «Misas doradas». ¿En qué consisten? ¿La sección española también las celebrará?

Las llamadas «gold mass» son eventos que la Sociedad de Científicos Católicos celebra de manera regular en Estados Unidos y tienen como objetivo reunir a los científicos católicos de una determinada ciudad o región. Suelen consistir en una misa y una pequeña recepción en donde los asistentes pueden charlar de manera informal sobre temas de ciencia y fe. Con estos eventos se pretende eliminar la sensación de aislamiento que, en ocasiones, puede tener el científico católico en su centro de investigación y establecer conexiones que pudieran dar lugar a futuros proyectos en común.

Aunque es un mecanismo que está funcionando bastante bien en Estados Unidos no lo contemplamos de momento como algo prioritario dentro de la sección española en donde hemos establecidos otros mecanismos para explotar las posibles sinergias entre grupos.

Para finalizar, ¿cuál es el mensaje fundamental que la Sociedad de Científicos Católicos quiere transmitir?

Lo que transmitimos es un mensaje muy positivo. No creamos ninguna tensión, más bien lo contrario. Mostramos que fe y ciencia son dos conceptos fundamentales que viven en armonía, que se retroalimentan y mejoran una a otra. Desde aquí me gustaría animar a todos los científicos católicos españoles a conocer la Sociedad porque estoy seguro de que les puede aportar muchas cosas.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús