El ser humano como individuo somático

Quintanilla, S.(2002). Arturo Rosenblueth y Norbert Wiener: dos científicos en la historiografía de la educación contemporánea. Revista mexicana de investigación educativa, vol.7. No.15, p.303-329. 


Después de los años 50 del siglo pasado se ha considerado al ser humano como individuos somáticos, seres cuya individualidad está basada en la carne y la existencia corporal. 

 Hay un incremento en la presión social para reconstruir la vida personal a través del actuar sobre el cuerpo. Ejercicio, dietas, vitaminas, tatuajes, drogas, cirugía estética, cambio de sexo, trasplante de órganos; la existencia corporal y la vitalidad del ser se han convertido en el lugar privilegiado de experimentos con el ser] (Rose, 2007, p. 26). (Rose, N. (2007).The Politics of Life Itself, Biomedicine, Power, and Subjectivity in the Twenty-First Century.Princenton University Press.)

En las últimas décadas los nuevos descubrimientos de las neurociencias han ido desplazando la terapia psicológica por explicaciones a nivel molecular, a nivel de las neuronas y de los neurotransmisores. Es una visión molecular de la "identidad humana", en la cual el metabolismo pasa a considerarse sinónimo de existencia. Nuestra corporalidad, ahora a nivel molecular, es el blanco de nuestros juicios y nuestras técnicas para mejorarnos a nosotros mismos.

Existe un pensamiento popular de que casi todo puede resolverse con fármacos, la angustia, la tristeza, el mal comportamiento de los niños en las escuelas. Se trata prácticamente de retirarse de una vida humana vivida conscientemente, a una vida que se refugia en el cuerpo y que es una expresión muy primaria de la biología. Pero, además, desde el punto de vista político o más bien biopolítico, esto implica un mayor control hacia los individuos por parte de los Estados o las compañías transnacionales que posean este conocimiento. 

 Por tanto, se asiste a lo que algunos llaman la biologización de la cultura y el gran riesgo de un determinismo genético, que deja en un pasado lejano la noción de ser humano como un agente moral, dueño de sí mismo y su destino. 

Actualmente se deposita más confianza en el uso (y abuso) de fármacos y medicamentos para que estos hagan los cambios químicos que necesitan nuestros organismos para ser felices o funcionar adecuadamente. 

Estoa manera de entender al ser humano le  quita responsabilidad moral y jurídica. Identidad humana = ser fundamentalmente neuroquímico


Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús