Aporofobia y justicia. Una reflexión ética sobre la pobreza.






Platas Curiel, Jorge Jared. (2022). Aporofobia y justicia. Una reflexión ética sobre la

pobreza. Anuario Colombiano de Ética 3 (3), pp. 272-287.

El interés filosófico por abordar la pobreza ha suscitado interesantes reflexiones desde la ética y la filosofía política principalmente, pues han sido diferentes autores, entre ellos la propia Adela Cortina, quienes han señalado que la pobreza, al constituir un problema deinjusticia social, exige un tratamiento ético político pertinente y original que permita comprender sus distintos efectos y consecuencias en la vida de las personas y las sociedades actuales.

A lo largo de estas páginas he intentado mostrar que la relevancia conceptual de la noción de aporofobia radica en que permite comprender la dimensión ética de la pobreza a partir del examen de dos condiciones constitutivas: la precarización de la vida humana y la vulnerabilidad de la existencia social como el resultado de una gubernamentabilidad específica, de corte neoliberal, basada en la precarización como un instrumento biopolítico de gobierno de la vida y las relaciones sociales. A partir de lo anterior, intenté mostrar que el núcleo conceptual de la idea de aporofobia es una noción específica de la pobreza que destaca la incapacidad de reciprocidad, es decir, el poder establecer relaciones sociales de cooperación e intercambio, tanto como la falta de libertad real de los pobres —los áporoi— para llevar adelante una vida propia, autónoma y autosuficiente. De esta manera, la aporofobia se entiende como el rechazo y desprecio motivado por el odio hacia aquellas personas que no pueden ofrecer nada a cambio dada su incapacidad de cooperar y tomar las riendas de su propia vida debido a su falta de libertad real y agencia.

Por lo anterior, erradicar la aporofobia desde la compasión y el reconocimiento recíproco constituye un deber de justicia al que todos podemos atender en la proximidad de nuestro día a día, pues compadecer el dolor y el sufrimiento de quienes inmerecidamente son empujados a la marginalidad y la exclusión no es una cuestión de mala fortuna o destino, sino el resultado de una sociedad desigual e injusta que ha dejado en el olvido y el desprecio a los más vulnerables, desprotegidos y desaventajados. Comprender la inherente vulnerabilidad que como seres humanos nos caracteriza implica reconocer a los demás desde la dignidad y la compasión, y es en esta senda por donde la justicia compasiva es una vía ético-cívica para erradicar la aporofobia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús