La caída de la natalidad en Japón pone en jaque su frágil demografía



JAPÓN SE ENFRENTA A UN IMPORTANTE RETO DEMOGRÁFICO
La caída de la natalidad en Japón pone en jaque su frágil demografía

Japón se enfrenta a un importante reto demográfico. El número de nacimientos en el país en 2022 cayó por debajo de los 800.000, lo que supondría un descenso significativo desde los 1,5 millones de bebés nacidos de padres japoneses a principios de los años 80.

4/03/23 3:30 PM



Ver tambiénJapón perderá un tercio de su población en el próximo medio siglo

(UCANews/InfoCatólica) Japón se enfrenta a un importante reto demográfico. El 28 de febrero, el Ministerio de Sanidad anunció que el número de nacimientos en Japón en 2022 sería de 799.728, cayendo por debajo de los 800.000 por primera vez desde que se recopilaron estas cifras por primera vez en 1899. Esto supondría un descenso significativo desde los 1,5 millones de bebés nacidos de padres japoneses a principios de los años 80.

Estos datos preliminares incluyen a los bebés nacidos de padres no japoneses, y también a los padres japoneses que viven en el extranjero. Esto supone un descenso de 44.000 nacimientos a partir de 2021, lo que representa una disminución del 5,3%.

El descenso natural de la población, calculado deduciendo el número de nacimientos del número de defunciones, fue de 782.305 en 2022, lo que representa un descenso récord. Esto significa que la población de Japón se está reduciendo rápidamente, lo que plantea importantes retos para la economía y los sistemas de bienestar social del país.

El descenso de los nacimientos se debe a varios factores, donde el elevado coste de criar a los hijos, el creciente número de mujeres que se incorporan a la población activa y la tendencia a retrasar el matrimonio y la paternidad son solo una parte de la historia.

Para hacer frente a este problema, el primer ministro Fumio Kishida ha prometido, una vez más, dar a conocer un paquete de medidas sin precedentes antes de finales de marzo. Ha pedido que se duplique el gasto público en infancia, que actualmente ronda el 2% del presupuesto japonés.

Se espera que el paquete incluya medidas como aumentar las ayudas económicas a las familias con hijos, ampliar el acceso a los servicios de guardería y animar a las empresas a ofrecer acuerdos laborales más flexibles para apoyar a los padres que trabajan.

Pero hay varias razones por las que pagar para que las familias japonesas tengan hijos puede no ser una solución eficaz para aumentar la población.

A pesar de la introducción de diversos incentivos y subsidios, como primas en metálico y exenciones fiscales, la tasa de natalidad en Japón se ha mantenido baja en las últimas décadas. Esto debería dejar claro que los incentivos económicos por sí solos no bastan para animar a la gente a tener más hijos.

En Japón hay un cambio cultural hacia la valoración del trabajo por encima de la vida familiar, y esta mentalidad se ha reforzado aún más con la entrada en el mercado laboral de muchas mujeres en las dos últimas décadas.

En lugar de dar prioridad a los valores relacionados con el trabajo en el sistema educativo, Japón podría cambiar la narrativa cultural hacia un mayor énfasis en la vida familiar.

Algo que va en contra de una buena narrativa política para crear un entorno en el que la gente pueda sentir la alegría de dar a luz es el plan para la introducción de la píldora farmacológica abortiva. Esta medida puede devaluar aún más el concepto de vida en el momento de la concepción, especialmente entre los jóvenes.

El uso generalizado del aborto químico puede contribuir a una devaluación cultural de la vida en el momento de la concepción. Además, puede aumentar la distancia emocional entre los dos sexos, ya que la píldora abortiva, por un lado, proporciona a las mujeres una mayor autonomía reproductiva, mientras que, por otro, desbarata cualquier esfuerzo por intentar meditar responsablemente sobre la continuación de un embarazo no deseado al ofrecer una solución sencilla de venta libre. 

Esto podría hacer aún más difícil animar a la gente a tener más hijos, ya que podría perpetuar la creencia de que no merece la pena preservar la vida en el momento de la concepción.

En definitiva, pagar para que las familias japonesas tengan hijos ha sido una narrativa que sólo complace al gobierno, que en última instancia puede afirmar que ha hecho un esfuerzo mientras pasa por alto lo que realmente importa: los malos resultados.

Aunque admitimos que las ayudas económicas pueden ser útiles para aliviar algunas de las cargas financieras asociadas a la crianza de los hijos, no abordan los factores culturales y sociales subyacentes que contribuyen al descenso de los nacimientos.

Crear un entorno cultural en el que se dé prioridad a los valores familiares en el sistema educativo es, sin duda, un enfoque más eficaz, pero, por desgracia, se encuentra en contradicción con el nuevo credo procedente de la ideología neofeminista occidental, según el cual la mujer tiene que parecerse en todos sus rasgos a un hombre: fuerte, independiente y sin necesidad de llevar adelante el embarazo a costa de su autonomía.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús