La mujer según Augusto Comte




La mujer según Augusto Comte

Concepción Gimeno de Flaquer


"Es verdaderamente extraño que el célebre matemático, historiador y astrónomo, el gran innovador, el maestro de Littré, Grote, Stuart Mill, Robinet y otros sabios, abrigue ideas tan retrógradas respecto a la mujer, ideas que solo los hombres más oscurantistas pueden admitir. Los reaccionarios han tratado al sexo femenino mejor que Augusto Comte, pues ellos, que le niegan un lugar en el alcázar de la ciencia, le dan alto puesto en el hogar, entregándole el cetro doméstico, mientras que el filósofo positivista confina a la mujer a la vida privada, convirtiéndole la casa en ergástula. No porque lo haga de una manera solapada deja de condenarla al servilismo, pues dice así: El sexo femenino está llamado a la obediencia, por ser el sexo afectivo.

Según el autor de «El catecismo positivista», el hombre es un ser eminentemente activo, y la mujer es solo una influencia moral. Opina que la mujer no debe mezclarse en ninguna cuestión sociológica ni tampoco industrial, porque la biología comparada demuestra claramente que el sexo femenino está constituido en una especie de infancia eterna. Proclama la reclusión de la mujer basándola en que el cumplimiento de sus deberes exige gran concentración de espíritu, y añade sofísticamente: Si los filósofos deben retirarse de la vida práctica para que no se altere la pureza de sus teorías, mucho más la mujer, que es un elemento de influencia moral.

Estas palabras encierran bajo una bella forma la nulificación de la mujer, pues le prohíben toda participación en la industria, en el comercio y hasta en el arte. Augusto Comte concede al hombre la dirección completa de la mujer, bajo el pretexto de que es más enérgico que ella. ¡Cuán falsa afirmación! A cada paso se ven mujeres teniendo que ocultar su energía para que el marido no se abochorne de la que le falta. Al estampar este aserto el célebre socialista, se ha olvidado de muchos hechos históricos que nos presentan a la mujer enseñando al hombre a darse la muerte, antes que sucumbir al enemigo.

Según las teorías de Augusto Comte, la mujer es un ser subalterno en el mundo de la ciencia, subalterno en la vida social y subalterno en la familia, pues en el hogar entrega el mando al hombre sentenciando a la mujer a ciega obediencia. ¿Qué esfera de acción concede a esta? Ninguna: al decir que la mujer es un elemento de influencia moral y condenarla a la pasividad absoluta, contradice su teoría. ¿Cómo ha de hacer sentir la mujer la influencia moral que le otorga si vive ajena al mundo exterior y desconoce la marcha del progreso y los deberes que la sociabilidad impone al individuo? ¿Cómo la ha de hacer sentir careciendo de iniciativa?

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús