La declaración de Pilato la cruz. de San Damián

 

La declaración de Pilato

Dada la interpretación anterior, ahora podemos percibir todo el significado de la declaración de Pilato. Inmediatamente encima de la cabeza de Jesús está pintado IHS Nazare Rex Iudeoru (falta la «m» final).

 Lo fascinante es que el «IHS» es el griego de las tres primeras letras del nombre de Jesús. 


El resto de la declaración de Pilato está en latín. 

 Así, tenemos «Jesús (griego IHS) de Nazaret, Rey de los Judíos (latín)».

 Sin embargo, si el «IHS» se toma como letras latinas, en conformidad con el resto del latín, siendo cada letra la inicial de una palabra, entonces la declaración podría leerse como: «Jesús (I) Salvador (S) de los Hombres (H), de Nazaret, Rey de los Judíos». 

Así, el pintor del Crucifijo de San Damián estaría declarando que Jesús, como Rey de los judíos, es también el Salvador de toda la humanidad. 

El artista, pues, está ofreciendo una interpretación teológica de la muerte y resurrección de Jesús. Mediante su sacrificio salvador y su gloriosa resurrección, Jesús se erige en el prometido e imperecedero rey davídico judío del reino eterno de Dios y, al hacerlo, se convierte en el Señor y Salvador de todo el mundo, tanto de judíos como de gentiles. Dentro de este universalismo, todos los que contemplan la Cruz de San Damián pueden ser acogidos en el abrazo salvífico de Jesús.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

diferencia entre Sinodo y Concilio

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús