¿Mente-cerebro? ¿qué es el hombre?

 SITUACIÓN ACTUALEL PROBLEMA MENTE-CEREBRO

FACULTAD DE TEOLOGÍA «SAN VICENTE FERRER» VALENCIA

El problema cuerpo y alma vuelve a ser hoy uno de los problemas capitales de la antropología. Pero ahora aparece con una nueva formulación. En lugar del problema alma-cuerpo, en nuestros días se habla del problema mente-cerebro. Una vez que en expresión de Bunge “ha pasado la noche conductista” el problema se centra en la cuestión mente-cerebro: ¿Es la mente, el yo, la autoconciencia (lo que hasta ahora se llamaba alma) una entidad corporal, biológica o fisico-química? 

Tenemos tres respuestas a esta cuestión

La teoría de la identidad (H. Feigl) 

¿Puede la neurología responsabilizar de todo lo que es capaz el hombre? Feigl afirma que sí ya que todos los procesos teleológicos de la mente, la intencionalidad de la conducta la cognición, la elección, la volición, etc. son todo fenómenos a los que la psicofisiología actual puede actuar una causa fisiológica.

Lo que sustenta la ontología de la teoría de la identidad, es el materialismo fisicalista: Feigl, considera que lo psíquico es reductible a lo biológico, y además lo biológico es a su vez, reductible a lo físico, pues las leyes del universo son físicas. Lo que resulta de esta doble reducción es una realidad homogeneizada, sin desniveles, sin saltos cualitativos.

El emergentismo de Mario Bunge

Según esta teoría es cierto que sólo exista la materia pero la materia se despliega en niveles de ser cualitativamente distintos. El emergentismo defiende pues, un monismo de sustancia (la materia es la única sustancia base) y un pluralismo de propiedades (esa única sustancia se articula en esferas de ser diversas). El emergentismo argumenta, contra el fisicalismo el hecho de la evolución: los procesos evolutivos son aquellos en los que emergen cosas nuevas. Bunge, tras rechazar el punto de vista fisicalista, impone a la teoría de la identidad un importante retoque: si bien la mente es el cerebro, el cerebro humano difiere cualitativamente de cualquier otro sistema material.

La mente es para Bunge, una colección de actividades del cerebro (contra el dualismo) propiedad emergente que sólo poseen los organismos dotados de sistemas neuronales plásticos de gran complejidad (contra el fisicalismo).

La propuesta cibernética de Ruiz de Gopegui

Se sitúa en un fiscalismo en donde se da una doble homologación: la de la mente con el cerebro y la del cerebro con la máquina. De este modo tenemos que:

- La mente es un proceso material.

- Los procesos mentales, son auténticos procesos físicos.

- Desde un punto de vista estructural, los procesos cósmicos, biológicos, y mentales son de la misma naturaleza.

- La inteligencia natural del hombre y la inteligencia artificial de la máquina funcionan según los mismos mecanismos.

- Siguiendo a Thomas H. Husley, dirá que somos autómatas conscientes.

REFLEXIÓN SISTEMÁTICA

El hombre como alma-cuerpo es una unidad sustancial:
1. Todos los actos son de todo el hombre
2. El espíritu solo se realiza a través de la corporalidad
3. El hombre no está en el mundo, es un ser en el mundo.
4. El hombre es un ser en el tiempo
5. El futuro será el mundo transfigurado por el Espíritu.
6. El hombre no es una realidad acabada, se hace progresivamente. 7. El hombre, cuerpo y alma: el no al monismo

Pero tiene una dimensión espiritual:


1. Trasciende el cuerpo y la muerte 

2. Es distinto de las demás cosas

3. No se agota en las experiencias particulares 

4. Su horizonte es infinito, abierto a la totalidad 5. Está desajustado del mundo

Contra el dualismo: de la concepción griega que consideraba:


1. El alma es la verdadera esencia del hombre, es preexistente y divina.

 2. El cuerpo es accidental y provisional, la cárcel del alma.

Respuesta de LETRÁN IV; VIENNE y VATICANO II (GS 14)

El hombre es uno en cuerpo y alma”.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús