Lagrimas de Cristo.González de Cardedal



GONZÁLEZ DE CARDEDAL, Olegario, El rostro de Cristo, Madrid, Encuentro, 2012, pp. 92-93.  


Olegario González de Cardedal,  en uno de sus libros se refiere de este modo a la dimensión estética y dramática de las lágrimas del Rostro de Cristo representadas en la pintura cristiana: 


"Estamos ante el extremo borde de la divina humanidad: las lágrimas. Sabíamos de las lágrimas de las cosas y por las cosas, desde que Virgilio les dio sentimientos, llorando ellas y llorando por ellas. No sabemos si los animales lloran. Los hombres siempre hemos llorado, dejando que nuestra angustia, anhelo y alegría fluyan al exterior encontrando cauce y desahogo. Sólo en ciertos momentos del cristianismo, cuando una filosofía platónica o estoica determinaba las actitudes vitales, el llorar fue considerado como una debilidad y el propio San Agustín así considera su llanto ante la madre muerta. Quien ha obturado sus lagrimales y ha puesto cerco a su dolor reduciéndolo a seco desierto, ese no sabe ni lo que es el hombre, no lo que es Dios. […] ¿Y las lágrimas de Dios? Lágrimas del Hijo ante el Padre. ¿Y no deberíamos hablar también de las lágrimas del Padre ante el Hijo arrojado de este mundo, crucificado fuera de la ciudad y rechazado como escoria cuando en realidad era oro puro? […] ¡Lágrimas de Cristo ante Dios y lágrimas de Dios ante Cristo! ¡Lágrimas de Dios por los hombres y con los hombres! ¡Un Dios que no fuera capaz de llorar sería peor que los hombres y un Dios que no fuera capaz de sufrir por los hombres y llorar con ellos no es digno de ellos! En el rostro de Cristo se sumaron las lágrimas divinas y las humanas y así conjugadas para siempre ellas unen nuestros destinos de muerte y resurrección".

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús