El hombre es un ser relacional

 Desde la perspectiva teológica fundamental el hombre ha sido creado para comunicarse y este acto comunicativo gratuito dado por Dios es un regalo, no entendido solo como cualidad de la persona sino como gracia inmerecida. Tiene una dimensión teologal: “Es una auténtica participación del misterio de comunicación que es Dios mismo. La experiencia de comunicación y de comunión nos introduce en el misterio íntimo de Dios. Por eso es una experiencia de la gracia, de la comunicación de Dios” (Martínez Díez, 1994), esto la hace don.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús