Elías, el Monte Carmelo y la Orden de los Carmelitas


tomado de InfoCatólica

Elías, el Monte Carmelo y la Orden de los Carmelitas

Sobre los orígenes de esta advocación, en el Primer Libro de los Reyes, se habla del profeta Elías, de la gran sequía que sufría el país y de los sacrificios ofrecidos en el Monte Carmelo. Elías prometió a Dios que el rey Ajab y el pueblo abandonarían al dios Baal para que El terminara con la sequía que asolaba a la región. Después de varias veces que Elías subió al monte, apareció una gran señal :

«Cuando volvió la séptima vez, subía desde el mar una nubecita no más grande que la palma de la mano» (1 Rey 18,44)

A partir de entonces el Monte Carmelo, al oeste del lago Galileo y cuyo nombre significa jardín, se convirtió en un lugar sagrado, hasta donde llegaron a vivir ermitaños que se entregaron a la oración y penitencia y fueron llamados carmelitas. Invocaban a María con el nombre de «Santísima Virgen del Monte Carmelo».

En el siglo XIII, el Patriarca Latino de Jerusalén, delegado papal en Tierra Santa, pidió a los ermitaños del Monte Carmelo que ordenaran su estilo de vida, lo cual se concretó gracias a los Papas Honorio III e Inocencio IV. De esta manera, nació la orden religiosa de los Padres Carmelitas, que se extendió por el mundo tanto en su rama masculina como femenina.

Posteriormente en el S. XVI Santa Teresa de Jesús, doctora de la Iglesia es la reformadora del Carmelo descalzo, ateniéndose a la fuerza de su regla original, de oración y clausura. Era el siglo de Oro de España y la época de la evangelización de América.

A lo largo de los siglos se ha dado a la Virgen del Carmen el patronazgo sobre los marineros, la Marina y las poblaciones costeras, así como innumerables ciudades y países

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús