Espíritu Santo y ecumenismo

 Por último, la fe en el Espíritu Santo, inspirador del diálogo (Fitzgerald, 129-142), Espíritu de verdad que conduce la historia, nos abre con esperanza hacia la plenitud de la verdad a través del encuentro y del diálogo con las grandes tradiciones religiosas de la humanidad.


La revelación cristiana es definitiva y puede considerarse concluida, pero el Evangelio recuerda que Jesús tenía todavía muchas cosas que decir, que sus discípulos no podían entonces acoger, y que sería el Espíritu Santo quien les hiciera acceder gradualmente a la verdad toda entera (cf. Jn 16, 12-13). 

Nadie puede excluir que este acceso gradual a la verdad puede ocurrir por el encuentro con otras religiones. Y esto incluso en el conocimiento del misterio de Dios.

El avance en el conocimiento del mismo patrimonio de la revelación puede realizarse, de hecho, gracias también a las aportaciones, purificaciones y estímulos que pueden venirle a la comunidad cristiana por parte de las grandes religiones mundiales.

Porque, si también en ellas reconocemos la obra del Espíritu, ya que también a través de ellas la existencia de cada uno viene ayudada por el Espíritu Santo para huir del egoísmo y vivir siempre más profundamente la experiencia del amor, de Dios y de los otros, en tal sentido significa que también ellas contribuyen al crecimiento del Reino y manifiestan así la dimensión más profunda del misterio de Dios, que se ha hecho hombre, y que «mediante la Encarnación en cualquier modo se ha unido a cada hombre» (GHS 22; Fitzgerald, 130-133).

El Espíritu Santo, en fin, guía la misión evangelizadora de la Iglesia (DA 84). Es decir, inspira también la actividad del diálogo. Es mediante la guía del Espíritu Santo como la Iglesia ha cambiado de actitud hacia las otras religiones y se ha comprometido mayormente en el diálogo interreligioso. Quienes son activos en el diálogo, pues, cristianos o no, «son llamados a colaborar con el Espíritu del Señor resucitado, Espíritu que está presente y actúa universalmente» (DA 40).























  

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús