San Francisco revolucionó la liturgia



En el siglo XIII los sacerdotes hacían sus sermones sobre problemas exegético y dogmático en latín no eruditito pero incomprensible para los fieles, por lo que las iglesias estaban vacías. San Francisco predicaba sobre lo que interesaba al pueblo y en la lengua que ellos hablaban. Utilizaba parábolas, imágenes y explicaba la fraternidad, el amor a todas las cosas y a los hermanos. No presentaba al Dios justiciero, alejado de los hombres, ni metía miedo con el infierno, sino que había que estar alegres consigo mismo para conseguir la reconciliación de Dios. San Francios era el equilibrio en este siglo de grandes contrastes.

Esto producía admiración entre las gentes como atestiguan personajes de su tiempo como Tomaso da Spalato y de los doctos jurisconsultos Accurso y Nicolás dei Pepoli, de los "Studií" boloñeses.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús