De Rivotorto a la Porciúncula San francisco de Asís


tomado de https://es.catholic.net/imprimir.php?id=1476

De Rivotorto a la Porciúncula

Entre 1210 y 1211, no pudiendo permanecer más tiempo en Rivotorto, por falta de espacio y de una capilla donde rezar, San Francisco y sus once primeros compañeros consiguieron del abad del monasterio de San Benito del monte Subasio, Don Teobaldo, la pequeña iglesia de Santa María de la Porciúncula, que estaba en ruínas.

 Los monjes nada pidieron, pero Francisco se comprometió a pagarles con un cestillo de pescado cada año, para dejar bien claro a quién pertenecía el lugar.

Con la iglesia recibieron también el terreno circundante y allí, junto a ella, construyeron una casita pobre y pequeña, de barro y madera, la misma donde morirá el Santo el 4 de octubre de 1226, transformada luego en Capilla del Tránsito.

Por varios testimonios sabemos que la casita estaba dividida en celdas con tabiques de mimbre y barro. Cerca de ella y de la iglesia había un pozo. El bosque adyacente estaba donde, mucho después, se edificó el convento actual. 

Su dueño, ser Giacomo di Filippo, permitirá a los hermanos usarlo, en casos de gran concurrencia de personas. Tal vez era allí donde montaban los cobertizos de esteras que dieron nombre a los primeros capítulos generales de la Orden. 

Un simple seto delimitaba el recinto. En la parte trasera, junto al camino, plantaron un huerto, en el lugar que ahora ocupa el famoso Roseto o rosaleda. Junto a él hicieron una celda o choza de ramaje para Francisco. Màs tarde fue transformada en capilla, que hoy se conoce como Capilla de las Rosas o Gruta de San Francisco. 

Por último, en 1221 se edificó la polémica casa del Comune, cuyos cimientos son ahora visibles en la cripta, debajo del altar mayor de la actual basílica.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Clasificación de valores en Ortega y Gasset

Diferencias y semejanzas entre el Bautismo de Juan Bautista y Jesús